TRABAJAR EN VERANO

Trabajar en verano con olas de calor o en actividades donde se realiza un esfuerzo físico importante con exposiciones prolongadas a altas temperaturas pueden provocar algo más serio que la incomodidad por el excesivo calor y originar riesgos para la salud y seguridad de los trabajadores. Llevando en ocasiones especialmente graves incluso a la muerte.

Hipertermia

El riesgo para el trabajador viene derivado por la acumulación de calor en sangre que provoca un aumento de la temperatura de la misma, por encima de 37,5 grados en sangre comenzaríamos a hablar de hipertermia y por encima de los 40 grados entraríamos en riesgo de muerte.

Estrés térmico

El estrés térmico por calor es la carga de calor que los trabajadores reciben y acumulan en su cuerpo y que resulta de la interacción entre las condiciones ambientales del lugar donde trabajan, la actividad física que realizan y la ropa que llevan.

La intensidad del estrés térmico y la gravedad de sus efectos dependen de la intensidad de los tres factores que lo determinan, y genera varios tipos de riesgos que pueden originar diversos daños a la salud tales como:

  • Aumenta la probabilidad de que se produzcan accidentes de trabajo.
  • Se agravan dolencias previas (enfermedades cardiovasculares, respiratorias, renales, cutáneas, diabetes, etc.)
  • Se producen las llamadas "enfermedades relacionadas con el calor" (erupcion cutánea, calambres, deshidratación o agotamiento por calor.

A continuación os presentamos una serie de breves consejos para tratar de ser lo más productivos posibles en esta época estival sin correr riesgos.

- Tener especial precaución con las patologías propias de cada trabajador para adaptar las medidas preventivas a cada situación particular (Hipertensión, diabetes...)

- Hidratarse frecuentemente a base de agua o bebidas isotónicas evitando en todo momento la ingesta de alcohol.

- Evitar las comidas altas en grasas sustituyendolas en la medida de lo posible por fruta. para suplir las sales perdidas por la sudoració procurar incluir un poco más de sal en las comidas.

- Adaptar tanto su jornada como los descansos a la tolerancia de cada trabajador con respecto al calor.

- Trata de ser lo más organizado posible, en verano el trabajo disminuye así como la plantilla por lo que organizarse es fundamental para no incrementar el estrés térmico.

- Evitar toda exposición innecesaria al sol, procurando desarrollar el trabajo en lugares frescos.

- Procurar dormir lo máximo posible, en verano solemos dormir menos por que los días son más largos, sin embargo con más calor nos cuesta más dormir por lo que necesitamos mayor descanso.

- Es primordial mantener una actitud lo más positiva posible, es mejor no distraerse con lo que estarán haciendo los compañeros en vacaciones ya que no sólo perderemos tiempo que podríamos invertir trabajando sino que eso contribuirá a ponernos de mal humor y afectará directamente a nuestro rendimiento. Es vital llevarlo con la mayor positividad posible.

 

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. En cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Más información